Las alergias en perros son cada vez más comunes y cada vez vemos más casos. Pueden ser alergias alimentarias, por contacto (planta, hierba, insecto, productos químicos…) o por inhalación (polen o alguna otra partícula). Los principales síntomas de un perro alérgico son:

  • Irritación o enrojecimiento de la piel, especialmente entre los dedos y almohadillas y en la parte interna de las orejas.
  • Otitis recurrentes que no terminan de curar con ningún tratamiento.
  • Sarpullidos, erupciones cutáneas y llagas.
  • Inflamación.
  • Sacudidas y/o estornudos, lamido constate de las patas, frotar la cara contra objetos.
  • Vómitos y diarreas.
  • Caída del pelo.
  • Ojos inflamados o enrojecidos.

Hay algunas razas más predispuestas, como los Westy, Bóxer, Dálmatas, Retrievers, Schnauzer, Bulldog Inglés, Setter, Pastor Alemán y Shar Pei.

TRATAMIENTO:

Hay varias formas de tratar las alergias, lo cual depende mucho del tipo de alergia que tenga.

Las alimentarias, podrían solucionarse con un pienso adecuado o una dieta de eliminación, que no contengan los ingredientes que producen la alergia en el animal.

Las ambientales son más difíciles, puesto que no es algo que dependa de nosotros y por tanto, no podemos controlarlo. Para este tipo de alergias se fabrican vacunas específicas para perros y gatos.

¿Y cómo podemos saber a qué es alérgico mi perro o gato?

A día de hoy existen laboratorios que realizan pruebas en sangre. Lo único que habría que hacer es sacarle sangre al animal y enviarlas a dicho laboratorio. Sólo tardan unos días en dar los resultados y, a partir de ahí, ya podemos seleccionar un pienso adecuado o pedir la vacuna específica para las alergias ambientales que tenga.

¿En qué momento decidimos realizar estas pruebas? Son costosas, así que nos decidimos cuando ya hemos probado muchas cosas anteriormente y el animal sigue teniendo síntomas de alergia. Aunque realizar estas pruebas sólo es útil si posteriormente se le va a tratar con inmunoterapia (vacunas), puesto que las alergias ambientales sólo se pueden controlar de esta manera (como hemos dicho antes, no es un factor que dependa de nosotros). Aclaramos que las vacunas NO SIEMPRE consiguen el efecto que queremos, por lo que existe la posibilidad de que nos gastemos el dinero y no consigamos nada. Son inyecciones especialmente preparadas para cada perro, con un éxito del 80%.

PanchoEste es Pancho, un bulldog inglés paciente nuestro tratado desde hace tiempo con vacunas contra la alergia.

Anuncios