• CONSEJOS BÁSICOS

rabbit-3320431_960_720

Los conejos son animales gregarios (que viven en comunidad), por lo que puede ser recomendable adquirir más de uno; pero con compañía y atención por parte del propietario también pueden adaptarse a vivir solos.

En cuanto a la jaula, cuanto más grande sea, mejor. Como mínimo la jaula debería permitir 2-3 saltos a lo largo y 1 a lo ancho, y debe tener una altura que permita al conejo ponerse de pie. Aun así, es recomendable sacarlos de la jaula todos los días para que no se aburran y se relacionen. Cuando los saquemos hay que tener especial cuidado con los cables (del tlfn., de internet, de la tele, etc.) y las plantas. Hay que tener en cuenta que si tenemos más de un conejo, habrá que agrandar el espacio en relación a los conejos que tengamos.

Los sustratos juegan un papel fundamental a la hora de evitar diversas patologías como rinitis, pododermatitis, impactaciones digestivas, hongos, etc. Los más recomendables son el de viruta o papel prensado, que son muy absorbentes y no sueltan polvo. Los de origen mineral (p.ej. arena de gato) están totalmente contraindicados.

Son animales muy limpios, así que no es necesario bañarles, pero sí cepillarles todos los días (sobre todo a los de pelo largo) y así reducir el riesgo de bolas de pelo. Además suelen escoger un lugar en la jaula para orinar, así que podemos ayudarles poniendo un esquinero con un sustrato absorbente para que siempre haga sus necesidades en el mismo sitio.

Son animales muy sensibles al calor, por lo que en verano hay que tener especial cuidado con las altas temperaturas para evitar golpes de calor que rápidamente pueden causarles la muerte.

A la hora de cogerlo o manipularlo, es importante que el conejo no patalee para evitar roturas de columna, ya que tienen un esqueleto muy frágil. Para ello debemos sujetarlo con firmeza tanto por delante como por detrás y, si se pone muy nervioso y no lo controlamos, mejor soltarlo.

  • ALIMENTACIÓN

rabbit-3273987_960_720Son animales totalmente herbívoros, por lo que necesitan comer mucha fibra, ya que si no comen la suficiente su sistema digestivo no funcionará correctamente. Además, sus muelas y dientes crecen continuamente durante toda su vida, por lo que la escasez de fibra en su dieta también les puede provocar problemas de sobrecrecimiento dental.

Los conejos realizan cecotrofia. Esto quiere decir que algunas de sus heces, que suelen ser más pequeñas y brillantes que las normales (cecotrofos), tienen sustancias imprescindibles para su organismo, por lo que es normal que las ingieran. Por tanto, si veis a vuestro conejo comiéndose sus heces, no os preocupéis, es lo que deben de hacer; por el contrario, si vemos muchos cecotrofos en la jaula, es cuando debemos preocuparnos. La fibra también es imprescindible para que los produzcan.

Heno: Fuente principal de fibra. Deben de tener SIEMPRE y en abundante cantidad. Aunque os parezca que se lo come muy rápido, no dejéis la jaula sin heno, que coma todo lo que quiera. Como hemos visto antes, esto ayudará a que nuestro conejo no tenga problemas dentales ni digestivos. El heno más recomendable es el de gramíneas, aunque luego cada conejo tiene sus preferencias. Para gazapos es mejor el heno de alfalfa.

at0518_alimentacion_conejo_tabla02

Verdura de hojaPodemos darles varias hojas al día, pero siempre lavadas antes. Algunos ejemplos: Acelgas, berros, escarola, endivias, espinacas, hojas de zanahoria…

Otras verduras y fruta: Podemos darles pequeños trocitos de forma ocasional. En más cantidad podemos producir timpanismos (acumulación de gas en abdomen) y obesidad.

Piensos comerciales: Conviene restringir su aporte para asegurar el consumo de heno y evitar la obesidad. Como mucho, dos cucharadas soperas al día. Además, recomendamos que sean los piensos que se conocen como “pellets” y con alto contenido en fibra (mayor del 18%) y una cantidad de proteína menor del 16%. Debemos evitar las mezclas de semillas.pellets penso

El pan, las galletas y otros cereales les gustan mucho, pero no son nada aconsejables, ya que les producen bastantes alteraciones digestivas.

Las piedras de calcio no son nada recomendables, puesto que a la larga producen enfermedades del tracto urinario.

  • MEDICINA PREVENTIVA

Los primero que debéis hacer al adquirir un conejo es llevarlo al veterinario para que le hagan un examen fecal, ya que es muy común encontrar parásitos y otras enfermedades que podrían causarles la muerte en poco tiempo.

En cuanto a vacunas, a los conejos se les ponen dos: La de la mixomatosis y la de la enfermedad vírica hemorrágica. Son enfermedades transmitidas por insectos y garrapatas. La revacunación es anual y la primera dosis se pone a los 2-3 meses.

Las desparasitaciones externas e internas dependen del modo de vida del conejo. Variarán en función de si el conejo vive en exterior, si vive en interior pero con acceso al jardín, o sólo en interior. El veterinario le pautará la mejor opción.

-Orquiectomía (castración en machos): Se puede realizar a partir de los 4-6 meses. Los machos tienen su libido sexual constante todo el año, por lo que podrían ser conejos que den problemas de comportamiento y de marcaje todo el año.

-Ovariohisterectomía (castración en hembras): Alcanzan su madurez sexual entre los 4-6 meses, y lo ideal es operarlas antes del año, pero también se podría hacer antes de los 2 años de edad. Previene muchas enfermedades del aparato reproductor (más info: Ovariohisterectomía en conejas).

cute-2500929_960_720Las hembras tienen celos cada 18-20 días, más notables en primavera y verano. La gestación de las conejas dura unos 30-32 días, y pueden tener desde 1 a 12 gazapos. Éstos nacen muy poco desarrollados (sordos, ciegos y sin pelo), pero crecen muy rápido y empiezan a comer alimento sólido hacia la 3ª semana de vida. No obstante, es recomendable no separarlos de la madre hasta las 12-16 semanas (3-4 meses). Tienen una esperanza de vida de 6-8 años.

  • ENFERMEDADES

Los conejos tienden a disimular su enfermedad, por lo que, ante la más mínima duda, contacte con el veterinario. ¿Qué signos deberían preocuparos?:

rabbit-3111627_960_720
-Que esté apático, muy quieto o durmiendo más de lo habitual.
-Tiembla o rechina los dientes.
-Come menos o no come.
-No defeca o las heces son más pequeñas y/o escasas de lo normal o tiene diarrea.
-La zona del ano y de los genitales está sucia.
-Bebe mucha agua u orina mucho.
-Mocos, legañas, lagrimea o estornuda.
-Tiene la cabeza torcida.
-Dientes muy grandes o mal alineados.
-Sangre en el fondo de la jaula, en la orina o en las heces.

Anuncios