Existen tantos piensos para perros y gatos en el mercado que muchas veces no sabemos cuál elegir para nuestro amigo peludo. Otras veces ni siquiera nos planteamos si la comida es de buena o mala calidad y la mayoría de las veces, por desconocimiento, nos guiamos por el aspecto del saco y por el precio. Con esta entrada os queremos ayudar a elegir un buen pienso, dejando de lado intereses comerciales. Para ello debemos olvidarnos del precio, presentación del saco y marcas conocidas, y debemos ir directamente a la composición del pienso. Ésta la podéis encontrar en un lateral o en la parte trasera.

Vamos a dividir esta entrada en 3 partes, para que aprendáis paso a paso y no recibáis tanta información de golpe. La primera parte tratará sobre cómo interpretar los ingredientes de la etiqueta, la segunda sobre los componentes analíticos y en la tercera hablaremos de piensos según patologías.

Para empezar, debemos partir de la base de que los gatos son carnívoros estrictos y los perros carnívoros adaptados (su dieta ha evolucionado siendo, a día de hoy, más omnívora) por lo que los primeros ingredientes deben ser siempre de origen animal y no vegetal. Si no especifica qué tipo de carne es, también debemos descartarlo.

Los cereales en los piensos no aportan nada. Los utilizan para abaratar costes. Las únicas fuentes de hidrato de carbono asumibles son el arroz, legumbres y patata, necesarios además para hacer la forma de las croquetas, pero nunca deben superar el 25% de la composición del pienso.


♦ PRIMERA PARTE: INGREDIENTES.

Los ingredientes siempre vienen ordenados de más a menos, es decir, que el primer ingrediente será el componente principal del pienso y el último será del que menos cantidad contiene. Dicho esto, el orden de estos ingredientes debería ser de mejor a peor calidad. Aquí os dejamos 10 claves para encontrar el pienso adecuado:

1. Las principales fuentes de alimentación deberían ser carne o pescado y han de indicar el estado del producto (carne deshidrata o fresca, proteínas de carne o harinas), indicar su porcentaje y especificar qué tipo de carne es (pollo, cordero, pavo…).

Dentro de este apartado aclararemos varias cosas. Como hemos mencionado arriba, el producto puede encontrarse en diferentes estados. De mayor a menor calidad son:

  • Carne deshidratada/fresca: Es carne tal cual, lo que nosotros nos comemos, sin huesos.

Se considera que, aproximadamente, la carne fresca es un 70% de agua, con lo que debemos tener en cuenta que en el proceso de fabricación del pienso perdemos todo el agua, por lo que realmente se queda en un 30% aprox. de la cantidad inicial. Es decir, si en un pienso te pone 40% de carne fresca, en realidad es un 13’3% (30% del 40 inicial: 40/3=13’3%).

Por tanto, si en un pienso indica como primer ingrediente carne fresca de cordero 60% y en otro carne deshidratada de cordero 40%, sabiendo que el 60% inicial se quedaría realmente en un 20% de carne después de su fabricación, elegiríamos el de 40% de carne deshidratada por contener más cantidad de carne real.

  • Proteínas de carne: Carne tal cual pero en menos cantidad + vísceras (hígado, corazón, riñón, pulmón… No se incluyen intestinos).
  • Hidrolizado: Esto es que la proteína principal se ha roto en pedazos muy pequeños para que el organismo del animal no la reconozca como tal. Esto es útil para animales con alergias alimentarias.
  • Harinas: Las partes con menos carne (carcasas) y hueso molido.
  • Subproductos: No aptas para consumo humano (picos, patas, cadáveres, animales enfermos…). Si vemos esto en algún pienso directamente lo descartamos.

2. Cuanta más variedad de fuentes principales de alimentación se incluyan, mejor es el pienso. Por ejemplo, es mejor un pienso que marque como primeros ingredientes carne de pollo, cordero y pescado que uno que marque pollo y patata.

3. Un buen pienso nunca incluirá subproductos de ningún tipo.

4. Libres de cereales. Los piensos que contienen cereales son de menor calidad, ya que se utilizan para abaratar costes. En general los cereales (maíz y trigo son los más habituales) son un alimento de difícil digestión para ellos y suelen ser los principales alérgenos. El único que debemos aceptar como fuente de grano es el arroz.

5. Si el pienso contiene hortalizas, verduras, frutas, cebada, glucosalina y condroitina son un punto a favor para escogerlo.

6. Existen conservantes químicos que son cancerígenos y están prohibidos para el consumo humano. Estos son: BHA (butylated hydroxyanisola), BHT (butylated elegir un buen piensohydroxytoluene), Etoxiquín/Ethoxyquin Propyl gallate/Propylene glycol. Si aparece alguno de estos componentes, debemos descartar el pienso.

7. Libres de GMO. Esto sería un punto a favor para elegirlo. Los GMO son Organismos Genéticamente Modificados o más conocidos como transgénicos. Son aquellos que han sido modificados genéticamente para ser resistentes a herbicidas y/o producir un insecticida.

8. FOS y MOS. Son prebióticos que estimulan el crecimiento selectivo de ciertas bacterias beneficiosas. Son los más habituales en los piensos para mascotas pero también pueden verse los SOS y GOS. Fuentes naturales de estos prebióticos serían la achicoria, alcachofas, ajo, cebolla, legumbres, diente de león… Por tanto, si no vienen indicados como tal en la composición, cualquiera de estas fuentes naturales como ingredientes serán otro punto a favor para elegir el pienso.

9. Podemos tener en cuenta también la forma de fabricación del pienso. Puede ser prensado en frío, horneado o extrusionado. En frío es como más se conservan las propiedades nutricionales originales y como más se pierden es con el extrusionado (por las altas temperaturas). La mayoría de los fabricantes utilizan este último, por lo que es difícil encontrar piensos horneados o prensados en frío. La buena noticia es que cada vez más fabricantes utilizan el método de extrusión pero utilizando temperaturas más bajas, por lo que no se pierden tantas propiedades nutricionales.

10. Otros ingredientes a favor para escoger un pienso son:

  • Grasa de pollo, ácido linoléico, aceite de girasol (Omega 6): Ayudan a mantener la piel y el pelo saludables, evitando la piel seca y dando brillo y suavidad al pelo.
  • Grasa de pescado, semilla de lino (Omega 3): Ayuda con los problemas de piel como la inflamación, picores…
  • Arándano: Previene la presencia de bacterias en riñones y vías urinarias, ayudando a prevenir las cistitis.
  • Manzana: Reduce los niveles de colesterol y normaliza los niveles de azúcar en sangre. También aporta fibra.
  • Huevos: Fuente de proteínas y contienen muchos aminoácidos esenciales.
  • Yuca: Ayuda a disminuir el mal aliento y el mal olor de las heces. También puede ayudar con problemas dérmicos.
  • Romero: Estimula el sistema circulatorio, ayuda con el crecimiento del pelo y a mejorar el mal aliento.
  • Levadura: Estimula la producción de enzimas del sistema digestivo y previene la anemia.
  • Levadura de cerveza: Aporta vitamina B, aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas. Ayuda a eliminar y protege de micotoxinas, las cuales dañan el hígado y otros órganos.
  • Lecitina: Ayuda en la digestión, absorción de grasas y control del colesterol.
  • Salvia: Ayuda a sanar heridas en la piel, además de preservar las funciones cognitivas.
  • Vitamina E (o tocoferoles): Se utiliza como conservador natural, sirve como antioxidante y ayuda a mantener la piel sana.
  • Biotina: Ayuda con el crecimiento del pelo.
  • Amaranto: Reduce la inflamación de tejidos blandos, calma el estómago y aporta vitaminas.
  • Lactobacillus Acidophilus, Streptococcus Faecium (Yogur natural): Aportan prebióticos, lo cual ayuda a tener una buena flora intestinal y con ello conseguimos una buena digestión, evitamos la proliferación de bacterias y problemas gástricos.

♦ SEGUNDA PARTE: COMPONENTES ANALÍTICOS.

Una vez revisados los componentes, y si cumplen los anteriores puntos, debemos tener en cuenta la tabla o lista de componentes analíticos que aparece a continuación en el etiquetado.

¿Por qué tenemos que analizar el pienso de nuestro peludo en ese orden? Porque puede darse el caso de que los porcentajes de los componentes analíticos entren dentro del rango óptimo, pero que el origen no sea de calidad, por lo que ese pienso también estaría descartado. Un ejemplo sería que en la etiqueta aparezca que tiene un 30% de proteína, pero esa proteína tenga un origen vegetal o de carnes sin especificar.

Entonces, ¿qué porcentajes son los ideales? Antes de entrar a especificar los % de perro y gato, os ponemos unos comunes a todos los piensos, independientemente de la especie:

  • Un alto contenido en grasa ≠ buena cantidad de AGE (ácidos grasos esenciales).
  • Calcio y fósforo deben estar en proporción 1:1 y 2:1.
  • Carbohidratos/hidratos de carbono <30% (cuanto menos, mejor). Si no vienen especificados, se puede calcular: 100% — (%proteína + %grasa + %fibra + %ceniza + %humedad)
  • Ceniza (también aparece como “material mineral”). Son los restos que quedan después del extrusionado del pienso. Deben estar entre 5-8%.
  • Humedad: Sólo obligatoria si supera el 14%. Lo normal en los piensos es un 8-10%.

Ahora sí, entramos en las especificaciones para perro y gato:

PERROS

perros

                   Los cachorros de raza grande experimentan un rápido desarrollo esquelético que en ocasiones puede asociarse con la aparición de diferentes trastornos y deformaciones óseas. Son el resultado de una sobrecarga en el esqueleto producido por un incremento prematuro de la masa muscular. Si un pienso formulado para cachorros tiene un exceso de calorías, ese exceso, en lugar de almacenarse en forma de grasa, hace que crezcan aún más rápido, aunque sus huesos no estén preparados para soportar ese incremento.

En los piensos formulados para razas grandes es importante que eleven un poco el % de calcio y que incluyan AGEs, sobre todo ácido linoleico (una mezcla de ácidos grasos esenciales que ayudan a reducir el % de grasa y a disminuir la incidencia de deformidades óseas). También es importante que aparezcan condroprotectores en su composición, los cuales ayudan a prevenir problemas articulares. Aparecen como glucosamina y condroitina o condroitín. Un pienso alto en condroprotectores debe de tener más de 800mg/kg de condroitina y más de 600mg/kg de glucosamina.

                    En una perra gestante, además de lo especificado en la tabla, necesitará que se aumenten las cantidades de calcio y fósforo y se recomienda, además, añadir hierro y zinc. Deben disponer de la comida ad libitum.

                    En un perro senior las necesidades de AGE deben quedar cubiertas. La L-carnitina también ayuda a mantener el peso y a mejorar la función cardíaca y hepática. La adición de taurina beneficia al corazón.  El sodio se reducirá para compensar la menor excreción renal, la cantidad de fósforo debe disminuirse porque hay alta incidencia de enfermedad renal y un alto contenido en proteínas puede perjudicar a los riñones.

GATOS

En todos los casos la proteína debe ser de origen animal (recordemos que los gatos son carnívoros estrictos) y no necesitan carbohidratos en su dieta, ya que los felinos no producen amilasa, necesaria para digerir los carbohidratos. Los AGE deben estar en cantidades adecuadas, ya que un exceso puede producir problemas de coagulación. En gatos es muy importante el agua, siempre fresca y limpia, para retrasar o evitar la aparición de la enfermedad renal crónica felina.

Además, los gatos necesitan un aporte extra de ciertos nutrientes que sólo pueden obtenerlos a través de la alimentación, puesto que su organismo no puede sintetizarlos de manera natural, como sí ocurre en perros. Estos son:

  • Taurina: Es un aminoácido presente en la bilis y en los tejidos musculares del cuerpo de muchos animales. Las proteínas de origen vegetal no contienen este aminoácido. La falta de taurina puede generar problemas cardíacos y ceguera irreversible, ya que la taurina ayuda a mantener la vista y el corazón saludables. también puede ocurrir si lo alimentáis solo con pescado, ya que no contiene suficiente taurina.
  • Vitaminas: Los gatos requieren hasta 4 veces más de vitamina D y de algunas vitaminas del grupo B, como la niacina (B3) –la obtienen a partir del consumo de carne o hígado-, piroxidina (B6) –involucrada en el metabolismo proteico- y tiamina (B1) -ésta disminuye si se alimenta al gato con pescado crudo, ya que aumentan los niveles de tiaminasas, enzimas que destruyen la tiamina-. La vitamina A, por otra parte, también es esencial. Los piensos para perros suelen ser ricos en betacarotenos, de origen vegetal, los cuales son transformados en vitamina A por el organismo del perro, lo cual no ocurre igual en felinos, ya que éstos necesitan ingerir esta vitamina directamente de vísceras y tejido animal porque no son capaces de transformarla.
  • Ácido araquidónico: Ácido graso de origen animal. Esencial para una buena función renal y reproductora, mantenimiento de la salud cutánea y un buen pelaje, un buen funcionamiento del sistema inmunitario, buena coagulación y buenas respuestas inflamatorias. Tampoco se encuentra en los vegetales.
  • Niveles de proteína: Los gatos necesitan niveles de proteína más elevados que los perros. Las proteínas ayudan a los gatos a estar más activos y tener una vida saludable, por lo que un bajo nivel de estas puede provocarles, a la larga, problemas de salud.

Afortunadamente, todos los piensos de gato de buena calidad tienen estas necesidades en cuenta y ya vienen formulados específicamente para ello.

gatos

*En gatos con estreñimiento la fibra puede aumentarse hasta un 10%.

                      Un gato con sobrepeso o con tendencia a ello necesitará un alimento bajo en calorías, ya que además la obesidad favorece la formación de cálculos urinarios.

                      En los piensos de gatos senior se recomienda que tengan menos energía, respetando la cantidad de nutrientes esenciales, para retrasar el envejecimiento, la incidencia de cáncer, enfermedad renal y patologías inmunitarias.

La grasa se disminuirá un poco, pero aumentará su digestabilidad, y la proteína se mantendrá si no hay fallo renal. El potasio y el magnesio aumentan, el fósforo se reduce para prevenir el avance de enfermedad renal subclínica.


TERCERA PARTE: PIENSOS POR PATOLOGÍAS.

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué hay piensos para ciertas patologías y en qué se diferencian? ¡Os lo explicamos a continuación!

◊ OBESIDAD: Son piensos pobres en energía, grasa e hidratos de carbono, para obligar al animal a obtenerlas de sus reservas. La L-Carnitina facilita la conversión de grasa en energía y la L-Lisina ayuda a mantener las reservas proteicas. La fibra puede aumentarse hasta un 12%.

◊ TRASTORNOS GASTROINTESTINALES: Piensos con muy alta digestabilidad, mayor cantidad de fibra soluble (para recuperar la flora intestinal), menos grasa (para limitar los vómitos, la esteatorrea y facilitar la digestión) y se incrementan los electrolitos y las vitaminas del complejo B (para limitar las pérdidas).

◊ ARTROSIS: El objetivo de estos piensos es disminuir el dolor articular y retrasar la degeneración. Se consigue con una mayor cantidad de Omega-3 y Omega-6. Se añade ácido eicosapentanoico (EPA, es un ácido graso Omega-3 que se obtiene del salmón) y otros precursores del cartílago. Son bajos en grasa y energía y se complementan con L-Carnitina para ayudar a mantener el peso. Se reduce la proteína, calcio, fósforo y sodio.

◊ ENFERMEDAD RENAL: Son bajos en proteínas, fósforo y sodio (un exceso puede producir hipertensión) para prevenir el avance de la enfermedad. Se añade Omega-3 (mejora el flujo sanguíneo renal) y vitaminas del complejo B (para compensar su pérdida por la diuresis). Se incrementan las grasas para dar energía y mejor sabor. Conviene que contengan fibra soluble que mejoran la salud digestiva (ayuda con las úlceras), ya que estimula el crecimiento de la microbiota intestinal. También suelen ser piensos más palatables para que resulten más apetitosos, ya que estos animales suelen sufrir náuseas, vómitos, úlceras en el tracto digestivo y suelen tener el olfato y el gusto alterado. En estos casos es muy importante que el animal beba mucha agua. El alimento húmedo también es de gran ayuda.

◊ UROLITIASIS: Se restringe el magnesio y el fósforo (formadores de cristales de estruvita y calcio) y ácidos nucleicos (formadores de urolitos y proteínas). Se añade vitamina E y carotenos que ayudan a combatir la urolitiasis.

◊ HEPATOPATÍAS: Se disminuyen las proteínas, la grasa, los aminoácidos, compuestos nitrogenados, el sodio y el cobre. Se incrementa el zinc (posee efectos hepatoprotectores y antioxidantes), las vitaminas B, C y E y K (para prevenir deficiencias), la L-Carnitina (mejora el metabolismo de las grasas), el potasio (evita la hipocalcemia), los antioxidantes (neutralizan los radicales libres) y la fibra (limita la reabsorción intestinal del amoniaco).

◊ CARDIOPATÍAS: La función de estas dietas es reducir la hipertensión y la retención de líquidos para mejorar la funcionalidad cardíaca. Para ello se reduce la sal, la proteína y el fósforo (para controlar la insuficiencia renal asociada). Se aumenta el potasio, el magnesio y las vitaminas del complejo B. Se suplementa con taurina y L-Carnitina, que mejoran la funcionalidad cardíaca.

◊ DIABETES: Son bajos hidratos de carbono, ya que tienen un alto índice glucémico y se transforman en azúcar en sangre. La grasa se reduce y la fibra ayuda a mantener la glucemia constante. En gatos se reducen los hidratos de carbono para forzar el metabolismo de las grasas. Las proteínas y la fibra son elevadas. Además se incrementa la arginina para estimular la secreción de insulina.

◊ RECUPERACIÓN O CONVALECENCIA: Suelen ser dietas húmedas o blandas, muy concentradas en proteínas, aminoácidos, grasas, AGE y energía. Ideal para después de cirugías ya que favorecen la cicatrización, aumentan las defensas y son muy digestibles. Muy útiles en animales con anorexia, ya que son muy palatables y con muy poca cantidad es suficiente.

◊ ALERGIAS O DERMATITIS: Existen 2 tipos de piensos para estos problemas. Unos son piensos con una proteína muy digestible y poco utilizada (pescado, pato, conejo…) y una única fuente de carbohidratos poco reactivos (arroz, patata, batata…); y otros son piensos con proteína hidrolizada. Esto consiste en romper la proteína en fragmentos muy pequeños para que el organismo no la reconozca y no sea un alérgeno.  En ambos casos deben tener altos niveles de AGEs (mantienen el pelo y la piel sanos y tienen cierto efecto antiinflamatorio).


Como veis existen diferencias importantes entre el pienso de gato y el pienso de perro. A día de hoy, mucha gente todavía piensa que lo único que los diferencia es el tamaño de la croqueta y el sabor. No es que el alimento sea un veneno para cualquiera de las dos especies si no les damos el que corresponde, pero sí podemos crearles problemas de salud a la larga.

Por tanto, un gato no puede alimentarse de ninguna manera con pienso para perros, puesto que le faltarán muchos nutrientes esenciales para su organismo y terminarán enfermando; Por el contrario, un perro podría mantener una vida relativamente saludable si se alimenta con comida para gato, pero no es lo aconsejable. La densidad de las calorías, así como los altos niveles de proteína y grasa que se encuentran en el alimento para gatos, no son favorables para la digestión canina. Los perros mal alimentados, por lo general, tienden a ser obesos y a desarrollar patologías asociadas a esta condición. Además suelen presentar una mayor afección a enfermedades gastrointestinales.

En resumen: Un alimento de calidad debe combinar de forma óptima las mejores fuentes de proteínas, fibra, carbohidratos, vitaminas y minerales para que los perros y gatos los digieran fácilmente y obtengan los nutrientes necesarios para realizar sus funciones vitales diarias.