Al igual que en personas, las perras y gatas gestantes también necesitan unos cuidados algo diferentes para asegurar el buen desarrollo del embarazo y de los bebés, para así evitar problemas graves a la madre como a los cachorros, inclusive la muerte de éstos.

Es importante saber que durante todo el proceso, desde el momento en el que sabemos que nuestra mascota está embarazada, pasando por el momento del parto y posteriormente la lactancia, debemos ayudar y proporcionar a nuestra gata o perra un lugar tranquilo y relajado, apartado de la gente y los ruidos, y dejarlas que elijan su sitio para el “nido”, el cual también podemos “crear” con cajitas y mantas. Debemos evitar estrés todo lo que podamos.

¿Cómo se si mi perra o gata está embarazada?

Duración de la gestación: En perras 58-63 días; En gatas 58-67 días.

A veces, el problema viene simplemente porque los propietarios no sabían que su mascota estaba embarazada y no le han prestado atención ni han realizado controles veterinarios. Os enseñamos los síntomas más comunes:

  • Mamas: Se suelen hinchar en las primeras semanas de gestación y adquieren un color rosado, aunque a veces este síntoma no lo apreciamos hasta la segunda mitad.
  • Vientre: Veremos un crecimiento progresivo, más llamativo a partir de los 30 días.
  • Flujo vaginal: Pueden aparecer descargar vaginales transparentes o blanquecinas.
  • Orina con más frecuencia.
  • Comportamiento: Dependerá del carácter de cada mascota. Pueden mostrarse más huidizas o más cariñosas de lo habitual.
  • Apetito variable.
  • Duermen más.

Si observáis estos síntomas, aunque no hayáis presenciado ninguna monta, os recomendamos acudir al veterinario para que confirme si se trata de un embarazo o no. Si habéis presenciado la monta, debéis tener en cuenta qué día ha sido para poder ayudaros mejor a la hora de poder confirmar la gestación:

  • Palpación: Se puede realizar 30 días después de la gestación. No es del todo fiable y aquí sólo podremos obtener un positivo o negativo. No podremos valorar el estado de salud de los cachorros ni de la madre.
  • Ecografía: Se puede realizar a partir de los 25 días de la monta. Es la más recomendada. Podemos ver el número de cachorros y valorar si todos están con vida.
  • Radiografía: Se puede realizar a partir de los 45 días, y cuanto más tarde mejor, para que haya menos riesgo para los cachorros. Con esta prueba podremos contar mejor cuántos cachorros hay.
  • Análisis de sangre: A partir de los 35 días desde la monta, determinando la presencia de una hormona en sangre. No se usa habitualmente.

Cuidados especiales.

Ahora que ya sabemos que vamos a ser “abuelos”… ¿Qué hacemos para que todo vaya bien?

  • Alimentación: Hasta los 36-42 días debemos alimentarla igual que siempre para evitar el sobrepeso, que podría afectar muy negativamente a la gestación. A partir de los 36-42 días debemos cambiar a un pienso para cachorros, y a partir de este momento, aumentar su ración diaria un 5% cada semana. Una vez nacidos los bebés debe seguir comiendo pienso para cachorros mientras dure la lactancia.
  • Actividad: Al igual que la alimentación, la actividad y paseos se mantendrán igual hasta los 42 días. Después, será necesario controlar la actividad excesiva y quedarnos solo con los paseos tranquilos.
  • Temperatura: Recomendamos monitorizar la temperatura diaria de nuestra mascota para ver en qué rango suele estar. Esto nos ayudará a saber cuándo se acerca el momento del parto, ya que 24h antes la temperatura desciende 1-2ºC.
  • Higiene: Podemos bañar a nuestra perrita (en gatas no es necesario) hacia mitad del embarazo (35-40 días) para asegurar la máxima higiene posible en el “nido” en el momento de parto. Siempre con precaución de que no se golpee, evitando movimientos bruscos y sin apretarle el abdomen. No se recomienda el baño en los días últimos de gestación.
  • Desparasitación: Existen parásitos que se transmiten vía transplacentaria de la madre a los cachorros, lo cual puede afectar a la salud de los mismos, por lo que esto es un procedimiento importante. Pero no todos los antiparasitarios son adecuados para hembras gestantes, así que os recomendamos seguir las pautas de un veterinario.

¿Cómo se cuándo se acerca el momento del parto?

  • Como hemos comentado antes, la temperatura desciende entre 1 y 2ºC 24h antes del parto.
  • Empiezan a producir leche 24-48h antes.
  • Podemos notarlas que van todo el rato al lugar que ellas han escogido para dar a luz, donde se han estado haciendo el nido durante el embarazo.
  • Comportamiento alterado: Nervios, temblores, lloriqueos, vómitos…
  • Podemos observar contracciones abdominales.
  • Las perras expulsan una secreción mucosa de color marrón-rojizo. En las gatas suele ser más blanco-amarillento.

Posibles problemas durante la gestación.

Os dejamos una lista de riesgos que pueden presentarse durante el embarazo o el parto, para que sepáis identificarlos y actuar o llamar al veterinario si es necesario:

  • DURANTE EL EMBARAZO:
    • Pérdida de apetito o de vitalidad.
    • Secreciones vaginales anormales: Sangrados, secreciones malolientes…
    • Malestar general, depresión, lloriqueos, dolor…
    • Han pasado más de 70 días desde el apareamiento.
    • Abortos espontáneos antes de tiempo.
  • DURANTE EL PARTO:
    • Pasan más de 24h desde el descenso de la temperatura y no ha empezado el parto.
    • Pasan más de 30 minutos con contracciones pero sin expulsar ningún cachorro.
    • Han pasado 4h desde la expulsión del tapón mucoso (marrón-rojizo en perras y blanco-amarillento en gatas) y todavía no ha nacido ningún bebé.
    • Faltan cachorros por nacer y vemos a nuestra mascota descansando o con contracciones débiles por más de 2h.
    • Se queda atascado algún cachorro en la vulva.
  • TRAS EL PARTO:
    • Faltan placentas por expulsar.
    • Tiene fiebre, malestar, no tiene apetito, se encuentra apática…
    • No tiene interés por los cachorros.
    • Aparecen espasmos, nerviosismo, anda rígida, se encuentra dolorida, convulsiones… Esto podría indicar una hipocalcemia.
    • Seguimos viendo esfuerzos por parte de nuestra gata o perra aun habiendo expulsado ya a todos los bebés.
  • DÍAS O SEMANAS DESPUÉS:
    • Mamas rojas, duras y dolorosas o la secreción de las mismas es marrón/sanguinolenta y/o huele mal.
    • Fiebre, falta de apetito, malestar, no muestra interés por los cachorros, pierde peso, diarreas…
    • Secreciones vaginales malolientes o muy saguinolentas (unas semanas después es normal encontrar secreciones negras-rojizas).
    • Muere más de un cachorro.
    • Alguno de los cachorros se muestra deprimido o no quiere comer.