Los lirios son flores muy habituales de los arreglos florales y en los jardines. Hay de muchos tipos y de muchos colores y casi todos pueden provocar intoxicación, pero las especies potencialmente peligrosas para los gatos son: Lirio de Pascua, Lirio Tigre, Lirio de Día, Lirio Asiático, Lirio de Paz, Lirio de Agua y Lirio de los Valles.

lily-2044518_960_720

Al contrario de lo que ocurre con otras plantas, todas sus partes producen toxicidad: Tallo, hojas, flores, pistilos, raíces, savia e incluso el polen, por lo que ni siquiera es necesario que las ingieran para producir una intoxicación. Sería suficiente con morderlas o con lamer su propio pelo donde ha caído polen de la planta. Por lo tanto, debemos considerarlas altamente peligrosas.

Los gatos, además, se sienten atraídos por estas plantas, así que es fácil que acudan a olisquearlas.

El mecanismo por el cual actúan aun se desconoce. Un estudio (Rumbeiha et al., 2004) determinó que es la porción acuosa de la planta y no la orgánica la responsable de la toxicidad, por lo que las flores secas no supondrían ningún peligro para el gato. Al no conocerse el mecanismo de actuación, no existe antídoto.

SÍNTOMAS CLÍNICOS

El efecto de la intoxicación es muy rápido, pudiéndose ver los primeros síntomas de forma aguda en las primeras horas:

  • Babeo
  • Vómitos, en los cuales podemos observar pedazos de la planta.
  • Pérdida de apetito
  • Deshidratación
  • Aumento de la micción, seguido de la falta de la misma después de 1-2 días.
  • Polidipsia (bebe mucha agua).
  • Decaimiento/depresión/letargia
  • Dolor abdominal

Producen fallo renal agudo y, en menor medida, pancreatitis. El riñón se daña, dejando de funcionar en menos de 24 horas y empeorando el cuadro rápidamente. Si hay pancreatitis grave puede generar la aparición de derrame pleural.

¿Qué debes hacer como propietario?

Dada la rapidez de la intoxicación, si ves a tu gato jugando o comiendo esta planta, debes llevarlo inmediatamente a un veterinario, sin esperar a ver ningún síntoma, ya que cuanto antes reciba el tratamiento, mayores serán sus posibilidades de supervivencia.nature-3195730_960_720

Si no has visto a tu gato comiéndose el lirio, pero tienes lirios en casa y tienen mordiscos, están tirados por el suelo, has encontrado un vómito con pedazos de flor, o notas a tu gato diferente, acude con rapidez al veterinario más cercano o de urgencias.

Por otro lado, a modo preventivo, si tienes gatos es mejor no tener lirios en casa, y si es un gato con acceso al exterior, vigilar que no haya lirios en ningún jardín cercano.

TRATAMIENTO

El tratamiento se basa en impedir la absorción del tóxico y en la fluidoterapia para intentar salvar los riñones. Debemos hacerle una analítica sanguínea para valorar el daño renal y pancreático.

Si hemos pillado al gato a tiempo, podemos inducirle el vómito y administrarle por vía oral carbón activado para absorber cualquier toxina que pueda quedar en el digestivo. Posteriormente se le pondrá suero intravenoso para evitar el daño renal y controlar la producción de orina. La falta de producción de esta es una señal de que el tratamiento no está siendo exitoso.

Por desgracia, cuando el gato llega al centro es cuando los dueños ya han notado síntomas y la primera fase del tratamiento no suele ser efectiva. En este punto, el gato ya tiene los riñones muy dañados y es muy difícil sacarlo adelante, de ahí la importancia de no esperar a ver los síntomas y llevarlo de inmediato a un veterinario si le vemos jugando con la planta.

La duración del tratamiento dependerá de la evolución del paciente, de sus signos clínicos y de sus parámetros sanguíneos.

PRONÓSTICO

Variará en función de diferentes factores: Cantidad de tóxico ingerida, tiempo transcurrido desde la ingestión hasta el inicio del tratamiento, si el animal ha vomitado tras la ingestión o no y la afectación del páncreas.

La rapidez del dueño es determinante a la hora de establecer un pronóstico reservado/malo.

En general, el pronóstico es muy malo y es muy difícil sacarlos adelante cuando entran en contacto con esta planta, ya que les produce un fallo renal fulminante. Como veis, la intoxicación por lirios en gatos es un tema serio y grave que ha de tratarse lo antes posible.

Si el tratamiento resultase exitoso, no se observan consecuencias a largo plazo. Únicamente deberíais vigilar los hábitos de vuestro gato al orinar, por si ocurriese algún cambio.

 

OTRAS PLANTAS PELIGROSAS PARA LOS GATOS

  • Acebo y muérdago: Pueden producir síntomas gastrointestinales y este último incluso respiratorios.
  • Adelfa
  • Laurel y aloe

PLANTAS NO PELIGROSAS: Bambú, cactus cebra, calatea, helecho, albahaca, romero, salvia, palma amarilla, palmera cola de caballo, suculentas, orqúideas y rosas.

Anuncios